¿Tienes dependencia emocional de tu pareja? | Psicólogo Lugo

dependencia emocional

Si crees que estás enganchado/a de tu pareja de manera que no consigues estar bien emocionalmente sin él/ella, es muy probable que tengas dependencia emocional. Y si sientes que sin esa persona no puedes vivir, más que confirmado.

Señales de dependencia emocional de la pareja

Creencias del tipo:

«solo/a no puedo ser feliz»

«necesito la protección o seguridad de mi pareja»

«no puedo vivir sin él/ella»

«nunca encontraré a nadie igual»

¿Sabes lo que pasa? Pues que no eres adivino/a. No puedes predecir el futuro y no tienes forma de saber si vas a estar fatal, mal, regular, bien o fenomenal sin esa persona en tu vida. ¿Eres capaz de dar un solo argumento de peso por el cual puedas saber a ciencia cierta que sin él/ella no podrás ser feliz? Cri-cri.

Ya sé que sientes que sin tu pareja no eres feliz pero… ¿Lo eres con él/ella al lado?

Crees que sin esa persona no levantarás cabeza y por eso le aguantas carros y carretas. Si hace algo que no te gusta, tragas. Si te pone los cuernos, tragas. Si no te presta atención, tragas. Y así hasta el infinito y más allá. Acabas aceptando cosas que no quieres (e incluso detestas), toleras cualquier trato y no te atreves a pedir nada, porque como sin él/ella no eres nada, no vaya a ser que se enfade y te deje en la estacada. No te sientes capaz de ver un futuro sin él/ella y acabas cediendo en absolutamente todo, mandas al traste tus límites, ilusiones y deseos, aceptando cualquier cosilla o cosaza que él/ella haga. Esto lo sabes tú y también tu pareja, por eso hace lo que le da la gana sin ni siquiera despeinarse ya que tiene la seguridad de que haga lo que haga, tú se lo vas a perdonar.

Rupturas reiteradas

Ya habéis roto 4, 8 o 16 veces (y tenéis todas las papeletas para seguir rompiendo). Cada pocos meses “lo hemos vuelto a dejar” y tus amigos/as y familiares ya no saben si decirte «espero que todo se arregle» o «espero que esta vez sea la definitiva».

Eso de estar con la misma cantinela una y otra vez tiene sus consecuencias. Tus amigos/as te dejan de escuchar porque ya les aburre escuchar siempre lo mismo y/o tú dejas de contarles las cosas porque te da vergüenza o porque ya sabes lo que te van a decir (porque te lo han dicho mil veces ya).

Miedo al abandono

Si notas en él/ella algún cambio de comportamiento, que no está tan pendiente de ti, que lleva unos días menos cariñoso/a de lo habitual… ALARMA. «¡Oh dios mío, me va a dejar!». Empiezas a comerte la cabeza, a buscar pistas del abandono inminente, puede incluso que hagas comprobaciones de teléfono, bolsillos, guantera del coche, etc. Si te escribe todas las mañanas y esta mañana no lo ha hecho: drama. «Me va a dejar». «Seguro que está con otra persona», «ya no me quiere», etc. A lo mejor tu chico/a está raro porque ha tenido algún problema, está estresado/a, cansado/a o yo que sé, pero cualquier cambio en su comportamiento lo interpretas como esa temida ruptura inminente y el fin de los días felices que lleva asociada.

Aislamiento social elegido

Poquito a poco vas dejando a tus amigos/as de lado porque quieres pasar todo el tiempo libre con tu pareja. «Mejor lo/a espero solo/a en casa y luego ya si eso vamos a tomar algo los/as dos». «Si mi chico/a no sale, yo tampoco». Acabas rompiendo tus relaciones sociales pero, ojo, no porque él/ella te lo pida, lo decides tú.

Quejas y chantajes

Esto está muy relacionado con el punto anterior. Priorizas a la pareja por encima de todo y todos y luego se lo echas en cara, le reprochas cosas como «aquel día no salí con mis amigos/as pudiendo haberlo hecho, y tú ahora no haces lo mismo por mí y te vas por ahí». «Te he antepuesto a mi familia y ahora me lo pagas así», etc.

baja autoestima

La autoestima está muy vinculada a la dependencia emocional. La creencia de «sin ti no soy nada« va de la manito de «yo no valgo», «no soy suficiente», etc. Si crees que sin tu pareja no eres nada, es porque tu autoestima está por los suelos. Esto es de manual, a mayor dependencia emocional, más bajita está tu autoestima. Y por el contrario, cuanta más autoestima tengas, menor dependencia emocional padecerás. Por decirlo así deprisa y corriendo, la autoestima es una especie de escudo protector de la dependencia emocional. Si tú no eres capaz de ver lo que vales, es muy probable que te juntes con personas que tampoco puedan verlo…

¿Has pasado la prueba del algodón de la dependencia emocional?

Hay muchas más señales que indican que puedes tener dependencia emocional, pero las anteriores son las más habituales. Si crees que estás enganchado/a a tu pareja, contacta conmigo.

Psicólogo Lugo

Janet Díaz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Notice: Undefined index: opcion_cookie in /home/psicol31/public_html/wp-content/plugins/click-datos-lopd/public/class-cdlopd-public.php on line 416

Notice: Undefined variable: input_porcentaje in /home/psicol31/public_html/wp-content/plugins/click-datos-lopd/public/class-cdlopd-public.php on line 484