Separación temporal | Psicóloga Lugo

problemas pareja

La separación temporal dentro del ámbito terapéutico, ¿qué es?

  • Se trata de un periodo de separación en espacio y tiempo de una duración determinada previamente acordada por la pareja y por el/la psicólogo/a.
  • Tiene un sentido y unos objetivos concretos, no es un “nos vamos a dar un tiempo y a ver qué pasa”. El tiempo, por si solo, no suele resolver los problemas.
  • Y es una opción intermedia entre llevar a cabo una ruptura o seguir con la relación a pesar de la insatisfacción que produce.

¿En qué casos es recomendable?

Cuando existe una convivencia insostenible.

Discusiones constantes, cualquier comentario se convierte en un detonante para una bronca, no hay comunicación, resulta imposible llegar a pactos o acuerdos, etc.

Demasiada carga emocional y relación viciada.

Si en vez de resolver los conflictos se van guardando para la siguiente discusión y la posición de los miembros de la pareja es de queja y no de superación de problemas, los contratiempos y demás asuntos se acaban enquistando y la relación se vicia.

Al final, lo que ocurre es que cuando estamos peleándonos por una cosa que ha surgido ahora, acabamos discutiendo por lo que pasó la semana pasada, el mes pasado, lo que hiciste el año pasado o por lo que me dijo tu padre cuando me conoció.

No se asumen responsabilidades sobre el deterioro de la relación.

Si todo lo que dice la otra persona se interpreta como un ataque, la relación y el espacio de convivencia se acaba convirtiendo en un campo de batalla.

Cuando estamos anclados/as en la posición del TÚ: «tú me haces sentir», «tú no me haces sentir», «tú me provocas», «tú no me llenas», «tú me dices», «tú no me das», «tú haces», «tú no me completas», «tú», «tú», «tú»… Es muy difícil que pueda existir un NOSOTROS/AS.

No existe espacio individual.

En una relación sana y equilibrada, cada persona cuenta con un espacio individual (amistades, actividades, hobbies…) y con un espacio de pareja.

¿Qué suele ocurrir con las relaciones en  apuros? Fundamentalmente dos cosas: o que no exista un espacio de pareja (pero esto no se trabajaría con separación temporal) o que el espacio de pareja se haya comido casi por completo el espacio individual. Cuando pasa esto último, lo que suele ocurrir es:

  • Que haya una pérdida total de la individualidad. Los conflictos, disputas, enfados y demás problemas contribuyen a que poco a poco empecemos a estar mal personalmente y esto hace que nos vayamos aislando de nuestro entorno y al final nuestro mundo sea solo la pareja y lo que pasa en la pareja.
  • O también puede pasar que sí que se mantenga la individualidad, pero no de un modo sano… Como la carga emocional negativa dentro de la relación es tan fuerte interfiere, queramos o no, en nuestro espacio personal y cuando estamos en el espacio individual nos llevamos esta carga con nosotros/as. Es decir, quedo con mi familia, quedo con mis amigos/as o quedo con el vecino del cuarto, pero para hablar de los problemas que tengo con mi pareja.

La separación temporal aquí sí es una buena opción ya que resulta imprescindible que los miembros de la pareja puedan estar bien consigo mismos/as y volver a restablecer así el equilibrio perdido.

Ambos miembros de la pareja apuestan por intentar superar la crisis que atraviesan y la ruptura definitiva no es la primera opción

Es imprescindible que los miembros de la pareja quieran continuar con la relación. Si uno/a de ellos/as tiene claro que quiere dejar la relación, pero «para que no se diga que no lo he intentado», «porque no me atrevo a dejarlo», «para que la otra persona no piense mal de mí» acude a terapia, en este caso la separación temporal no es una opción.

Artículos relacionados:

Dice que me quiere, pero ya no me toca | Deseo sexual inhibido

Micro infidelidades

Ruptura de pareja en vacaciones

¿Te has enamorado de alguien que ya tiene pareja?

Psicóloga Lugo

Janet Díaz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *